http://issuu.com/ivettecc/docs/manual_bullyng


Respecto a la calidad de vida de niños, niñas y jóvenes, existen diversos planteamientos. Uno de los más actuales es el de las habilidades psicosociales. Las habilidades, a diferencia de las actitudes o de las competencias, son destrezas específicas encaminadas a desempeñar una tarea, van acompañadas de conocimientos, actitudes y valores y, a diferencia de las competencias, su objetivo no es medir la efectividad frente a otras personas, sino desarrollar comportamientos que contribuyan a la salud mental y social del propio sujeto.

La importancia de trabajar las habilidades psicosociales en grupos de niños, niñas y jóvenes
que ejercen y sufren la violencia escolar es relevante, de acuerdo a Díaz Aguado (citado en Serrano, 2006), porque los problemas de violencia y exclusión de niños, niñas y jóvenes pueden estar vinculados a un escaso desarrollo de habilidades básicas en etapas anteriores; por otro lado, permite abordar problemáticas muy diversas a partir de un enfoque integral.


0_(3).jpg


HABILIDAD
DESCRIPCIÓN
Autoestima

“Un ser humano no puede
esperar realizar su
potencial
sin una sana autoestima, tampoco puede hacerlo
una sociedad cuyos miembros no se respetan a sí mismos,
no valoran su persona ni confían en su mente”

Branden, 2002.
Implica la confianza y el respeto por sí misma o sí mismo. Refleja la valoración que cada persona tiene acerca de su habilidad para enfrentar los desafíos de la vida; es decir, para comprender y superar problemas, así como de su derecho a ser feliz. Esto es respetar y defender sus intereses, necesidades y formas de pensar y vivir.

Para generar una autoestima alta es esencial el conocimiento
y la valoración de nosotros mismos y nosotras mismas.

Entre las aportaciones de Branden (2002) está la definición de lo que él considera los pilares de la autoestima:

1.Vivir conscientemente.- Ser consciente del entorno y de orientar la acción en consonancia. Significa ser responsable con la realidad, tanto del mundo interior como del exterior.

2.Aceptación de sí mismo y sí misma.- Es un acto de afirmación de sí mismo y de sí misma. Una especie de egoísmo natural que es un derecho innato de todo ser humano. Es una fuerza de la vida. Es el respeto por sí mismo y por sí misma y sus conductas, implica el conocimiento y aceptación de habilidades y deficiencias.


3.Responsabilidad de sí mismo o sí misma.- Exige estar dispuesto y dispuesta a asumir la responsabilidad de los propios actos (aquello que esté al alcance y posibilidad) y del logro de las metas. Es asumir la responsabilidad de la vida y del bienestar. Ser responsables de la consecución de los deseos, de elecciones y acciones, del nivel de conciencia que dedico se dedica a las actividades, de la conducta, de la felicidad personal, de elevar la autoestima, etc.

4. La práctica de la autoafirmación.- Se refiere a tener y saber que se tiene el derecho a existir. Significa respetar los deseos, necesidades y valores y buscar su forma de expresión adecuada en la realidad.

Es una negativa a falsear la propia persona para agradar. La autoafirmación exige oponerse a lo que se rechaza y vivir de acuerdo a los valores y expresarlos. Está vinculada a la integridad. Supone también la disposición a enfrentar los retos de la vida y no rehuirlos.

5. La práctica de vivir con propósito.- Es usar todas las facultades para la consecución de las metas que se eligen. Es ser proactivo y no reactivo a la realidad. Donde el proceso de consecución de los logros es el medio por el que se corrobora la eficacia, la competencia en la vida. Significa también cultivar la capacidad de autodisciplina, organizando las conductas en el tiempo al servicio de tareas concretas.

6. La práctica de la integridad personal.- La integridad consiste en la integración de ideales, convicciones, normas, creencias, por una parte, y la conducta, por otra. Cuando la conducta es congruente con los valores declarados, cuando concuerdan los ideales y la práctica, se tiene integridad. Significa congruencia y concordancia entre las palabras y el comportamiento.

7. El amor a nuestra vida.- Dicho amor provee de la
energía necesaria para hacer el esfuerzo, tener la voluntad, lograr la perseverancia para practicar los seis pilares anteriores.


Suazo (2009), por su parte, habla de siete pasos que ayudan a una persona a desarrollar una buena autoestima.

1. Tener sentido de confianza y de seguridad en su potencial, capacidades y talentos. Estar convencido o convencida de que se es único o única y no existe una fotocopia de uno mismo o una misma.

2. Saber tomar decisiones porque se tiene la seguridad de que se puede hacer.

3. Iniciativa, que se desarrolla cuando se sabe lo que se desea alcanzar.

4. El sentido de realización. Proponernos metas y alcanzarlas.

5. Habilidad para compartir nuestros sentimientos y desarrollar relaciones profundas que fortalecen la autoestima.

6. Espíritu de generosidad. Ser capaz de compartir, sin esperar nada a cambio.

7. Integridad y honestidad. Respetarse a sí mismo y a sí misma y saber decir No cuando los valores no se respetan.
Manejo de emociones

“Los sentimientos y las emociones son el lenguaje
universal que debe ser honrado. Son la expresión
auténtica de quiénes somos”

Judith Wright
Ayuda a reconocer y nombrar nuestras emociones y las de otras personas y a ser conscientes de cómo influyen estas en nuestro comportamiento social para responder a ellas en forma apropiada.

Normalmente, las emociones muy fuertes, sean estas positivas o negativas, son más difíciles de manejar. El enojo es una de las emociones fuertes que puede ser difícil de manejar, a menos que una persona aprenda cómo hacerlo.

Para aprender a manejar las emociones, el primer paso es saber reconocerlas y nombrarlas.


Actualmente, para la mayoría de los autores existen ocho emociones básicas:

1) Alegría: diversión, euforia, gratificación, contentos. Da una sensación de bienestar, de seguridad.

2) Tristeza: pena, soledad, pesimismo.

3) Enfado: enojo, mal genio, atropello, fastidio, molestia, furia, resentimiento, hostilidad, animadversión, impaciencia, indignación, ira, irritabilidad, violencia y odio patológico.

4) Asombro: estupefacción, maravilla, shock.

5) Miedo: ansiedad, desconfianza, fobia, nerviosismo, inquietud, terror, preocupación, aprehensión, remordimiento, sospecha, pavor y pánico patológico.

6) Vergüenza: arrepentimiento, humillación, mortificación, pena, remordimiento, culpa.

7) Interés: inclinación del ánimo hacia una persona, objeto o situación.

8) Aburrimiento: Cansancio, fastidio, tedio, originados generalmente por disgustos o molestias, o por no contar con algo que distraiga y divierta.


Se proponen tres pasos básicos para manejar las emociones de manera efectiva (Fundación General Electric y Fundación Internacional de la Juventud, 1995):

1. Reconocerlas y nombrarlas.

2. Reconocer cómo su cuerpo responde, reconocer la expresión no verbal de ellas.

3. Encontrar una forma para expresarlas y manejarlas.
Resolución de conflictos

“El conflicto es como el agua, se necesita para vivir
y también para el progreso. Pero cuando hay demasiada
agua en el lugar equivocado, hay que construir puentes y
canales para evitar la catástrofe. Construir puentes y canales
para que los conflictos no deriven en catástrofes,
es lo que llamamos negociación”

William Ury
El conflicto es parte inherente de las relaciones humanas, ya que en estas siempre existirán diferencias de personalidad y objetivos, que nos hacen distintos y únicos.

Los conflictos pueden ser solucionados desde formas distintas a la violencia, la cual implica el establecimiento de un dominio sobre el otro a través de distintos medios (físicos, psicológicos, económicos, sexuales, etc).

Solucionar conflictos de manera creativa implica encontrar
formas alternativas a la violencia; para ello es necesario reconocer intereses, motivaciones y emociones personales, pero al mismo tiempo los de otros y otras, aprendiendo técnicas como la negociación y la mediación cuando existen desacuerdos.


Los conflictos pueden ser abordados desde dos perspectivas:


A. El conflicto es destructivo cuando:

• Se le da más atención que a las cosas realmente importantes

• Quebranta la moral o la auto-percepción

• Polariza a la gente o a los grupos, reduciendo la cooperación

• Aumenta y agudiza las diferencias

• Conduce a un comportamiento irresponsable y dañino, tal como insultos, malos nombres o peleas. Es decir, genera comportamientos violentos


B. El conflicto es constructivo cuando:

• Resulta en la clarificación de problemas y asuntos importantes

• Resulta en la solución de problemas

• Involucra a la gente en la solución de asuntos importantes para ellos o ellas

• Conduce a una comunicación más auténtica

• Ayuda a liberar emociones, estrés y ansiedad

• Ayuda a desarrollar más cooperación entre la gente cuando se conocen mejor

• Permite la solución de un problema latente

• Ayuda a los individuos a desarrollar nuevos entendimientos y destrezas


Pasos sugeridos para la resolución de conflictos:


1. Ponerse de acuerdo en una declaración del problema que representa el conflicto

2. Enlistar las posibles soluciones

3. Discutir las posibles soluciones y su probabilidad de éxito

4. Seleccionar una solución con la que estén de acuerdo las personas involucradas
Comunicación asertiva

"Asertividad es saber decir si cuando hay que decir si,
y decir no cuando hay que decir no, una manera
de saber elegir y sentirnos libres en todo momento"

Almilcar Ríos
Es la capacidad de expresarse de forma clara, directa y segura, ya sea de manera verbal o no verbal. Un comportamiento asertivo implica un conjunto de pensamientos, sentimientos y acciones que ayudan a alcanzar objetivos personales en un ambiente de convivencia social. La comunicación asertiva también se relaciona con nuestra capacidad de pedir ayuda en
momentos de necesidad.

Asimismo, involucra la capacidad de actuar en una forma equilibrada sin tender a la agresión ni a la pasividad para alcanzar nuestros objetivos.

La comunicación asertiva también se relaciona con nuestra capacidad de pedir ayuda en momentos de necesidad. Involucra también la capacidad de actuar en una forma equilibrada sin tender a la agresión ni a la pasividad para alcanzar nuestros objetivos.
Empatía

“No preguntes por quién doblan las campanas;
están doblando por ti”

John Donne
Existen varias perspectivas teóricas que tratan de explicar la empatía, entre ellas se encuentra la que describe el surgimiento de la empatía dentro del contexto de la intimidad emocional compartida por madre e hija o hijo. Otra es la explicación socio-cognitiva de Piaget y Mead, que describe que la capacidad de producir respuestas empáticas depende del desarrollo de ciertas habilidades de razonamiento cognitivo, incluidas la habilidad de distinguir entre los atributos psicológicos de una o
uno mismo y de las y los demás, así como la destreza rudimentaria para adoptar el rol psicológico de otro u otra (Eisenberg y Strayer, 2005).

Ciertos estudios observaron que la empatía, desde el nacimiento, pasa por varias etapas de acuerdo al desarrollo de los niños y las niñas. Shapiro (1997), plantea que la empatía en un principio (0-6 años), tiene sólo un componente emocional, de los 6 a los 10 años desarrolla un componente cognoscitivo que le permite percibir otro punto de vista, ver desde la perspectiva de otra persona y actuar en consecuencia y entre los 10 y los 12 años de edad desarrolla la empatía abstracta, que se caracteriza porque los niños y las niñas son capaces de ponerse en el lugar de otra persona que no conocen, pueden expresar preocupación por gente que tiene menos ventajas que ellas y ellos.


Según la autora Ángela Serrano (2006), la educación familiar debe reunir tres condiciones fundamentales para desarrollar la empatía y la confianza básica en niños, niñas y jóvenes:

1. Relación afectiva cálida.
2. Cuidado atento, acorde a la edad.
3. Disciplina consistente.


Por otra parte, es importante que en las escuelas las profesoras y los profesores incluyan en sus programas educativos actividades como: presentación de las perspectivas de los sentimientos ajenos; la utilización del razonamiento como técnica educativa; la explicación de las consecuencias que la propia conducta tendrá para las y los demás y la exposición a modelos empáticos.